No hay consuelo para la Tri

Luis Miguel Pascual

Luis Miguel Pascual

Al Rayyan (Catar), 29 nov (EFE).- No hubo milagro, ni una p谩gina nueva en la historia de Ecuador, la selecci贸n m谩s joven del Mundial de Qatar, una de las que m谩s sensaciones hab铆a despertado por el descaro de sus jugadores, la solidez de su juego, la ilusi贸n de su plantilla.

Las l谩grimas recorren el rostro de Piero Hincapi茅 tras el pitido final, el central que lleg贸 como una joven promesa y sali贸 como un asentado defensor.

El gesto helado de Gustavo Alfaro, el patriarca que no puede permitirse mostrar dolor ante los pupilos a quienes ha ense帽ado a creer, a quienes ahora consuela, uno por uno, a quienes tendr谩 ahora que levantar tras el mazazo.

El t茅cnico que cre贸 la aventura, que la aliment贸 y le dio los mimbres para crecer y que ahora duda en seguir arropando con sus palabras certeras y esperanzadoras.

El llanto de Mois茅s Caicedo, destrozado, acurrucado en el campo mientras sus compa帽eros le consuelan. No quiere abandonar el c茅sped del estadio Khalifa, que pisaba por 煤ltima vez, donde logr贸 un gol que reaviv贸 el sue帽o ecuatoriano, una esperanza que apenas dur贸 dos minutos hasta que Senegal se adelant贸 de nuevo. El mismo estadio donde tutearon a Pa铆ses Bajos y elevaron la expectativa.

Enner Valencia, el h茅roe de tantas veces, el hombre que coloc贸 a la Tri al borde de la clasificaci贸n con tres goles, ni siquiera pod铆a llorar. Como en Brasil 2014, sus tres tantos no fueron suficientes y Ecuador tendr谩 que esperar para volver a repetir la haza帽a de Alemania 2006, la 煤nica vez que han estado en octavos de final de un Mundial.

Llora tambi茅n Hern谩n Gal铆ndez, el arquero nacido en Argentina pero que se gan贸 los galones para defender la meta ecuatoriana, y Pervis Estupi帽an pone gesto de rabia, de impotencia porque la derrota duele, mata la ilusi贸n que se hab铆a ido creando a base de lucha, de pelea.

Ecuador deja Catar con mucho dolor pero con mucha esperanza. Como asegura su seleccionador, en sus filas hay futuro y ahora la Tri puede agarrarse a esta nueva generaci贸n que, para la pr贸xima vez que conozca un Mundial, ya no ser谩 la primera, ya no ser谩n los inexpertos.

"Tendr谩n su revancha", asegura el t茅cnico que mira al futuro sin saber si ser谩 tambi茅n el suyo, pero que comparte el dolor del presente como uno m谩s.

La Tri se despide entre el estruendo de los tambores de miles de senegaleses que se quedaron con la euforia que persegu铆a Ecuador. La m煤sica ensordecedora meci贸 las l谩grimas de cientos de aficionados que hab铆an cre铆do hasta el final en la gesta. EFE

lmpg/og

M谩s en Agencia